Parravicini y el Papa Francisco

Con la elección del Papa argentino, esta es otra predicción de Benjamín Solari Parravicini que queda confirmada y es una de las más exactas y sorprendes. "Pietro Roma"es el "Petrus Romanus" profetizado por San Malaquías, el último Papa de la Vieja Era. El rostro que dibuja del nuevo se parece bastante al perfil de Bergoglio. 
Tiene cresta de gallo y el conjunto con la Cruz parece formar una llave. Son símbolos de Jano (o Janus) que en la mitología representa el cambio de ciclo (de allí proviene la palabra latina Ianuarius, que derivó en Enero). 

Aparece el mapa de Argentina, y un obelisco que se asoma, indicando que "ese" Papa (y no otro) será argentino, y de Buenos Aires. Algunos interpretan "Coca roida" como un anagrama de "Paco", Francisco. Pero a mí entender puede leerse como "Cola roida" porque se trata de un Uróboros, serpiente que se muerde su cola, símbolo del ciclo vicioso que hay que romper pues el Hombre Gallo (Janus) señala que la "Pax viene" (Nueva Era). 

El Papa de la izquierda, representado como un monigote, un títere, atravesado por flechas tal vez sea Ratzinger, el viejo modelo que culmina. Esta idea viene reforzada porque junto a él Parravicini escribió "Pío XII" dos veces, la segunda vez coronado el nombre con una óvalo (diadema de santidad). Recordemos que "Pío XII" también es conocido como "el Papa Nazi" y que fue Benedicto XVI quien lo declaró Venerable el 19 de diciembre de 2009.

El Papa argentino viene avanzando en un carrito con ruedas, "Piano" significa "Tranquilo" (y por ser una palabra italiana, refuerza la raíces italianas de Bergoglio). Tal vez puede representar gráficamente el avance lento, silencioso, pero firme. De hecho la designación de Bergoglio fue una sorpresa ("Roma estará falta de nombres").

El báculo caído representaría que ya nadie conduce al "ganado", que la gente ha dejado de ser un rebaño que necesita de pastores que le guíen.

Y a partir de aquí, Parravicini realiza una serie de dibujos desarrollando visiones con la idea de que el Nuevo Hombre, el cambio espiritual de la Humanidad, será impulsado desde Latinoamérica, quien dará ejemplo al resto del mundo.

No compres Zanussi, Electrolux o AEG


¿Cuál de estas dos neveras comprarías?



La de la izquierda es un modelo Zanussi. Cuesta cerca de 800 euros. Tiene dos años y medio de antigüedad.

La otra nevera es marca Ciervogar, tiene 50 años. Su valor actual de mercado tal vez sea de 50 euros.

Si has elegido la más nueva, la de la izquierda, te habrás equivocado: esta máquina dejó de funcionar hace unas semanas. Y es un trasto inservible, sin reparación. 

 La otra funciona perfectamente, y nada hace prever que dejará de funcionar en los próximos 50 años.

Te cuento mi historia que quizás puede ayudarte a evitar el mismo error que nosotros.

Compramos la heladera el 21 de diciembre de 2009. Apenas 20 días después dejó de enfriar. Como estaba en garantía, llamamos al servicio oficial.

El diagnóstico del técnico oficial: «Obstrucción en evaporador del frigorífico. Al hacer barrido, se comprueba que no es posible sacar obstrucción. No tiene reparación».

Como era un producto nuevo, y estaba en garantía, nos cambiaron la nevera por otra exactamente igual.
Funcionó correctamente...  hasta el 3 de febrero de 2013.
Hubo que llamar otra vez al técnico
Ahora se había vencido la garantía –desde hacía unos meses–, de modo que hubo que pagar 50 euros (47,70 más propina) para que vinieran a verla y me dieron la misma receta: tirarla, porque arreglarla cuesta tan caro como comprar una nueva.

Además la repació es sin garantía. Vale decir, que si en una semana vuelver a fallar, la reparación corre por cuenta del usuario que debe abonar otra vez la reparación completa.

¿Cómo es posible que se rompiera tan pronto? ¡Y que careciera de arreglo!
Llamamos a otro técnico para que la volviera a ver, en este caso el de nuestro seguro de "Reparalia", quien también dijo que era irreparable, un fallo de fábrica.

Por último llamamos a un tercer técnico, particular, quien nos propuso recargarle el gas, por las dudas que pudiera ser ese el problema. Lo hicimos (72 euros adicionales). Y la nevera siguió sin enfriar.

En todos los casos los técnicos que han pasado a verla explicaron que son modelos que se fabrican con material de poca calidad, con tubos internos mal pulidos, lo cual genera acumulación de gas que va picando parte de la tubería hasta que al final se termina generando un microporo, un pequeño agujerito por donde se escapa todo el gas. Al irse el gas el motor comienza a bombear aceite y eso obliga luego a reemplazar toda la tubería interna.

Es la ley de la famosa obsolescencia programada, es decir, los productos vienen fabricados para que dejen de funcionar al cabo de dos o tres años (cuando se vence la garantía).

Hemos llamado a Zanussi por que indudablemente este es responsabilidad del fabricante (¿cómo puede ser que el producto se rompa y haya que reemplazarlo dos  veces en menos de tres años?

Les informaré como evoluciona todo esto y si la empresa toma alguna decisión a favor del usuario. Por lo pronto mi recomendación es clara, si piensas comprar algún electrodoméstico olvídate de ZANUSSI, o de las marcas relacionadas con el Grupo ELECTROLUX. Ellos parecieran apostar por la obsolescencia programada para que en dos o tres años tengas que tirar y volver a comprar el mismo producto.


Para contactar: tecvivienda@hotmail.es


COMÉNTANOS TU CASO.